Temas

PARTE 1: CAUSAS POR LAS QUE SE PUEDE EXTINGUIR UN CONTRATO DE TRABAJO

11/02/2020 · Derecho Laboral

Antes de profundizar, es importante resaltar que, en todas las extinciones de contratos de trabajo, a pesar de lo que erróneamente se piensa, el trabajador tiene derecho a recibir la llamada “liquidación de saldo y finiquito”, que normalmente incluye el salario del mes en curso, la parte proporcional de las pagas extras, las vacaciones, etc., independientemente de la causa de extinción, ya sea baja voluntaria, fin de contrato temporal, despido, etc.

Por el contrario, el trabajador podrá cobrar o no una indemnización, según la causa de extinción y según la calificación del despido (Ver Parte 3 donde se detallan las diferentes indemnizaciones).

Por tanto, las relaciones laborales se pueden extinguir por diversas causas, siendo las más comunes las siguientes:

- Por mutuo acuerdo entre empresa y trabajador: cuando el trabajador y el empresario acuerdan extinguir voluntariamente el contrato de trabajo, del mismo modo que acordaron firmar dicho contrato.

Cuando el contrato finaliza por mutuo acuerdo no se genera derecho a la prestación por desempleo, ya que el trabajador no se encuentra en tal situación de manera involuntaria.

Esta extinción tampoco da derecho a cobrar ninguna indemnización, salvo que las partes acuerden lo contrario.

- Por dimisión o baja voluntaria del trabajador: cuando el trabajador extingue libre y voluntariamente su contrato de trabajo.

Es recomendable comunicar expresamente y por escrito al empresario la intención de marcharse voluntariamente de la empresa, indicando el último día de trabajo.

Cuando el trabajador quiere finalizar la relación laboral tiene que dar el preaviso necesario que, en la mayoría de los casos, es de 15 días, pero puede ser distinto según el Convenio Colectivo aplicable.

Si el trabajador no cumpliera con este preaviso, existe el riesgo de que el empresario pueda descontar, dentro del finiquito que se debe entregar al trabajador, dichos días por incumplimiento del preaviso correspondiente.

Al igual que en la extinción de mutuo acuerdo, la baja voluntaria tiene como consecuencias principales que el trabajador no tendrá derecho a la prestación de desempleo y la pérdida del derecho a indemnización.

- Por finalización del contrato temporal: estos contratos son los que se establecen por tiempo determinado y suelen finalizar, no por despido, sino cuando termine la causa por la que el trabajador fue contratado. Estamos hablando de contratos temporales, de manera genérica, puesto que existen diferentes tipos de contratos, siendo los más comunes los siguientes:

     1)  Contrato para obra o servicio determinado: para la realización de una obra o la prestación de un servicio, concertado por el tiempo necesario para su realización.

Es frecuente utilizar este tipo de contratos en el sector de la construcción (para desempeñar su labor en un edificio en construcción, por ejemplo).

Este contrato otorga derecho a indemnización (Ver Parte 3 para conocer la indemnización que corresponde).

     2)  Contrato eventual por circunstancias de la producción: para atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, aunque se trate de la actividad normal de la empresa. Deben cubrir situaciones que no pudieron ser previstas, es decir, que no son cíclicas. Su duración máxima es de 6 meses y el contrato se extingue por expiración del plazo pactado.

Es frecuente utilizar este tipo de contratos en el sector de la hostelería, por ejemplo, para cubrir un período concreto que por algún acontecimiento especial (no previsible ni cíclico) requiera reforzar la plantilla.

Este contrato otorga derecho a indemnización (Ver Parte 3 para conocer la indemnización que corresponde).

     3)  Contrato de interinidad: el supuesto más común es para sustituir a otro trabajador, y su duración depende del tiempo que dure la ausencia de este trabajador, no existiendo, por tanto, duración máxima. Este contrato no otorga derecho a indemnización a su finalización.

Cuando el contrato tiene una duración superior a 1 año, una vez alcanzada la duración establecida en el contrato de trabajo, y si la empresa no tiene intención de renovar el contrato, tiene la obligación de comunicárselo al trabajador en un plazo de 15 días de antelación a la fecha prevista de finalización. Si no cumpliera con dicho requisito, tendrá que abonarle estos días de preaviso.

Con la extinción de todos estos contratos, el trabajador tendrá derecho a cobrar la correspondiente prestación por desempleo.

En relación a este tipo de contratos, hay que tener en cuenta el llamado “encadenamiento de contratos temporales”, pues es habitual que un mismo trabajador sea contratado sucesivamente con el mismo o diferente contrato temporal, y no habría problema alguno siempre que se cumplan todos los requisitos legales para ello, en caso de no cumplirse, puede considerarse que el contrato se ha convertido en indefinido.

- Por Despido: a diferencia de la baja voluntaria del trabajador, el despido es la ruptura del vínculo laboral por decisión unilateral del empresario (Ver Parte 2 para conocer los distintos tipos de despidos).

¡Llámanos y te asesoraremos sobre cualquier cuestión de Derecho Laboral que te preocupe! 

Esteban Ares García. Socio Abogado de AG Legal Abogados (Noia, A Coruña).

Especialistas en Derecho Civil y Laboral

Asesoramiento a todo tipo de empresas y particulares. Ofrecemos un servicio jurídico integral

Contactar

¡Compártelo!